viernes, 14 de noviembre de 2014

ENCUENTRO CON NIÑOS DE ÁLORA

Pilar Alberdi

Hermosa acogida en la escuela Miguel de Cervantes de Álora. Prometía un día con lluvia pero se equivocó la previsión del tiempo y es que en Málaga, lo de llover, poco. y como avisando.
Pero antes de contarles de este encuentro con los pequeños lectores, les quiero comentar lo que se ve antes de llegar a Álora, huertas con frutales (naranjos, limones...), también está en el Valle del río Guadalhorce (importante vía fluvial en el pasado), la estación del ferrocarril. En los montes cercanos, pequeñas motas blancas nos reclaman la mirada sobre casas y fincas que miran al mar. En muchas de ellas, viven residentes de origen extranjero, que como me han comentado en la Biblioteca Municipal, colaboran con esta institución para organizar prácticas informales de inglés con jóvenes estudiantes de secundaria de Álora, que se encuentran ya a punto de dar el paso desde los estudios medios a la universidad.
La serranía que rodea a Álora esconde increíbles tesoros, como el que comparte con los municipios de Antequera y Ardales, el conocido paraje llamado Desfiladero de los Gaitanes.
De Álora, tenemos además la palabra viva del Romance, aquella que comienza: “Álora, la bien cercada”, y ahí está el castillo, que nos remite a tiempos pasados y confluencia de culturas. Imagínensela en la sierra, esta población es a primera vista un entramado de casas blancas que parecen escalar todas juntas hasta la cima. Si se me permite la comparación la visión tiene algo de las Casas Colgantes de Cuenca o de la ciudad de Toledo.
Pero, si muchos tesoros tiene Álora, entre sus estrechas calles empinadas y sus alegres balcones con flores, sin duda, lo mejor está en sus habitantes, he tenido la ocasión de comprobarlo. Por eso, desde estas líneas quiero dar mi sincero agradecimiento, en primer lugar a los niños, por compartir su tiempo, su imaginación y sus lecturas, conmigo. Por su atenta escucha, por permitirme conocer algunas de sus ilusiones. Ellos saben muy bien que la literatura es un legado que se transmite entre generaciones y que cuando se escribe, se crea un mundo, de tal manera que si la historia es buena, permanecerá en el tiempo. Buscamos ejemplos, y varias veces se repitió el nombre de una novela excepcional, El Quijote. Yo les comenté el Cuento de la lechera, que ellos conocían, y que aparece por primera vez en una compilación de narraciones persas recogidos en el libro Calila y Dimna, allá por el año 700 d. C., y que ha llegado hasta nuestros días.
Mantuvimos la reunión en la biblioteca del colegio. Un espacio luminoso y acogedor. ¿Por qué será que el amor a los libros es algo que se percibe cuando hay verdadero cariño y respeto y se distingue hasta en los más mínimos detalles? Mirad, las podéis ver en las fotos, pero las escribo aquí, estas son las palabras que regían la sala: «Cada libro leído es un camino recorrido. Cada página un tesoro, cada palabra un latido».
También quiero agradecer la presencia de los profesores, la de integrantes del Club de Lectura de la Biblioteca Municipal que quisieron participar generosamente de este encuentro, y la cordialidad y buen hacer de la responsable de la Biblioteca Municipal Tomás García, María Eloísa Puertollano Cañadas,
y la del director del colegio Miguel de Cervantes, don Mateo Martín Prieto, así como al Ayuntamiento de Álora que ha colaborado para que la visita se realice y la ha recogido en su página web.
Resumiendo: «Me llevo más de lo que di», creo que estas fueron mis últimas palabras de agradecimiento.Además, siempre hay detalles que quedan de un modo especial en el recuerdo, y que guardaré muy especialmente, por ejemplo, ese niño que ahora distingo en las fotografías de los grupos escolares, que se me acercó y me tomó fuertemente de la mano, o la niña que me comentó que había leído la contraportada de uno de los libros y que ahora que quedaba allí un ejemplar lo iba a leer, o la otra niña que prestaba atención desde la primera fila de bancos y ya apunta, como me comentaron con ilusión, oficio de escritora.
Me quedo, pues, con sus miradas expectantes, con sus sonrisas, con sus manos alzadas para hacer preguntas. Quizá no sepan los niños cuánta alegría y esperanza transmiten. Son lo mejor que tenemos. Brindo por Álora y sus gentes, y, muy especialmente, por estos pequeños que son su futuro.



Notas:
Organizó el encuentro el Centro Andaluz de las Letras a través del circuito «Letras Minúsculas. Letras Jóvenes»,
En los siguientes enlaces pueden encontrar más información de la visita:
Página web del Ayuntamiento de Álora
Facebook del colegio Miguel de Cervantes de Alora.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias Pilar por este artículo sobre el encuentro literario en Álora. Para mí ha sido una inspiración conocerte; me consta, que tanto los docentes del Colegio Miguel de Cervantes como el alumnado, disfrutaron con tus palabras y seguirán haciéndolo por medio de los libros que tan generosamente dejaste. Espero que nos veamos en Álora para volver a gozar de tus palabras y sabiduría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Eloísa. Mi cariño para todos.

      Eliminar